Lectores:

Content

viernes, 15 de marzo de 2013

Deportes eran los de antes...



Los tambores estallan todos juntos. Marcan el paso de las apretadas columnas de gentes que se dispersan en las gradas ni bien traspasan la compuerta. El estadio se llena de color verde de un lado, rojo del otro. Las banderas, los gorros, las trompetas, el papel picado, las serpentinas, los gritos, los saltos, el calor humano, nada de eso falta. En poco menos de unos cuantos cánticos no queda espacio libre entre el público ahora convertido en una masa humana que vibra y pulsa en un vaivén de cantos, insultos y vitoreos de equipo al otro.
- ¿Es la primera vez que venís a la cancha?- pregunta un hincha a otro, que nervioso, mira la locura a su alrededor como perdido.
- Sí, y nunca imagine que era tan fuerte.
- Y sí, más en un superclásico como éste. ¿Te costó mucho conseguir la entrada?
- No para nada, sólo tuve que firmar el consentimiento y listo, ahí, recién, afuera en la vereda.
- Que bueno, ojalá que ganemos.
Y los extraños se abrazan para darle fuerza al equipo. Desde donde están poco y nada se ve de la cancha pero aún así advierten que faltan pocos minutos para que comience el juego ya que hay mucho movimiento allá abajo. Los tambores cesan un momento y la multitud de ambos bandos calla. Un pitido agudo distante se posa sobre todo el estadio y sin más los alambres tejidos y las vallas caen al piso. Una avalancha roja y verde cae sobre la cancha tras un único grito multitudinario y gutural. Los jugadores de ambos equipos se mezclan a tal punto que es imposible distinguir donde empieza un bando y termina el otro. La masa humana hierve en piñas, patadas, cabezazos, mordiscos. Se pisan, se aplastan, se ahorcan, se quiebran. Sangran.
Luego de un minuto de furia el color verde empieza a distinguirse con mayor claridad por sobre el rojo y el piso bajo sus pies se halla plagado de cuerpos inertes.
- ¡Pongan huevo, mierda carajo!- grita un hincha a los pocos jugadores que quedan a su lado.
- La cagamos, perdimos, pero aún así, que buen partido- responde otro mientras retrocede ante el gran grupo verde que los cerca contra un ángulo.

0 comentarios :

Publicar un comentario