Lectores:

Content

lunes, 4 de agosto de 2014

Isis en Irak... Asas en Argentina




Al-Qaeda, Boko Haram o el reciente ISIS; mejor conocido como el Estado Islámico; son algunos de los grupos terroristas más notorios del plano internacional. Pero no son los únicos, actualmente preocupa el surgimiento de tales organizaciones en Sudamérica. En la frontera entre Argentina y Uruguay operan en las sombras las fuerzas del ASAS: “Asociación Sivil de Asadore Sargentinos”.

Éste poco difundido grupo fundamentalista ha crecido considerablemente en los últimos años y los analistas consideran que crecerá aún más frente a la crisis económica argentina. Su objetivo es revindicar las viejas costumbres e imponer un Estado Asador regido por la “ley de la Entraña”.

Iv’n el-Hache, líder autoproclamado del ASAS tras la muerte de su fundador Aziuqru Oguh,  ha lanzado un comunicado un comunicado en el que declara la vigencia de la ley “Entraña” que tanto preocupa  a las autoridades. Y no es para menos, las reivindicaciones del ASAS apuntan directamente en contra del modelo económico de nuestro gobierno y amenazan con poner en jaque la cadena de productiva de la región.

La “Entraña” dictamina: la liberación inmediata de todas las vacas y los pollos de corral, por lo que el feedlot queda prohibido; el carbón es inaceptable aunque permitido; se colectivizarán los frigoríficos y se hará efectiva la creación de una red de parrillas comunitarias que funcionarán mediante el sistema de “vaquita”; los adictos a la carne podrán realizar visitas programadas al matadero; habrá inserción laboral de asesinos en la cadena productiva; cursos y talleres para mujeres en el uso de la parrilla, y para varones en el uso de la esponja.

Pero como si eso no fuera poco, la “Entraña” contempla la acuñación de una moneda propia respaldada en reservas de quebracho, coronilla y ñandubay; lo que impulsa la reforestación de la región con éstas especies arbóreas. Pero para evitar las grandes concentraciones de dinero, el ASAS ha cruzado el último límite y declarado la Reforma Agraria bajo el lema “un argentino, una chacra, una vaca”.

Las autoridades estatales, la Sociedad Rural y la Unión Vegetariana Argentina (UVA) se han unido en un frente común para contrarrestar la creciente popularidad del ASAS que momento a momento sigue ganando adeptos; incluso dentro del mismo UVA que han caído seducidos por la labia de Iv’n el-Hache quien recientemente ha declarado al respecto: “Uníos hermanos míos que la parrilla es como la mesa del almuerzo, ninguna de las dos pregunta qué traemos, sino cómo lo comeremos”.

Los parrilleros ultra-conservadores operan en un extenso territorio fluvial que abarcaría las ciudades de Paysandú, Colón, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú y Fray Bentos; y expandiéndose rápidamente debido a la popularidad de sus demandas. Una comisión bilateral argento-yorugua se ha formado para el tratamiento con los radicales parrillistas que amenazan con desatar una yihad si su reclamo no es atendido a tiempo.



0 comentarios :

Publicar un comentario